Una experiencia con mucha adrenalina

Estándar

Danna Mejía Hernández

En esta ocasión hablaré acerca del parque acuático Ixtapan de la Sal (ubicado en el Estado de México por lo que sin tener un panorama específico de las diferentes atracciones que habían en este lugar me aventuré a hacer una visita relajante acompañada de mis familiares. Este lugar cuenta con unas especializadas albercas que contienen aguas termales en las cuales uno puede zambullirse y descansar de cualquier tipo de preocupación; estas aguas termales cuentan con un mantenimiento adecuado; permiten que el cuerpo humano pueda liberar el estrés del diario vivir. Asimismo este balneario cuenta con otros tipos de albercas con diferentes tipos de funciones, por ejemplo, algunos chapoteaderos para aquellos que son principiantes o en su caso no saben nadar. Cabe destacar que este lugar cuenta con un recorrido en tren guiado, restaurantes, vestidores, una ampliación extensa de regaderas, más de 30 toboganes para grandes y chicos e incluso bastantes zonas verdes en donde puedes realizar un día de campo, un picnic o un campamento .

Sin duda alguna, este parque es la forma y la más efectiva receta para relajar los nervios y olvidarse de las preocupaciones, puesto que se disfrutan todos los alrededores y los beneficios que este no tan conocido lugar tiene. Sin hacerle propaganda a este lugar pude disfrutar de las diferentes atracciones, algunas son : la zona infantil, las ya antes mencionadas aguas termales con albercas medicinales, deportivas y olímpicas, las zonas de lago y embarcadero, el abismo, la anaconda, el tobogán gigante, entre muchos otros. Aunque a decir verdad, para disfrutar un paseo inolvidable hay que tener un tiempo grande puesto que son muchas las atracciones que se encuentran en este lugar que un sólo día no es suficiente para recorrer todo el lugar.

Asimismo, en las diferentes albercas de este lugar se disfruta del buen servicio; puesto que brindan el material necesario para poder nadar e incluso para disfrutar de las maravillas de este lugar, el material que brindan son algunas sandalias, toallas, salvavidas, entre otras cosas, sin olvidar que a los turistas les proporcionan una especie de barro que es típico de este lugar; este barro está formado de unas plantas y uno que otro oxido, el cual hace que tu piel se regenere; ya que al aplicarlo en la cara tras dejarlo reposar se siente un estiramiento de la cara, asimismo baja la temperatura del cuerpo y este mismo barro se enfría quedando de un color negro oscuro, al dejar actuar este barro comienza a retirar y eliminar la piel dañada (muerta) por los rayos del sol ; por otro lado este lugar fue una experiencia única para mí, puesto que disfruté de los spas, la comida de los restaurantes, las diferentes albercas, e incluso de un carrusel con ponis de verdad. Como anteriormente lo mencioné, este parque acuático es único, ya que está apartado de la ciudad por lo que nos permite disfrutar de un ambiente relajado, sin presiones e incluso nos brinda unas vistas maravillosas de los lugares que rodean a este lugar.

En una tarde llena de gozos todo salía a pedir de boca hasta que al subirme a la cima en donde comenzaba el tobogán gigante conocí a un tipo que no paraba de gritar de lo nervioso que estaba. Este chico mencionaba: “Está muy alto para mi muerte tan corta”, por lo que no me contuve al decirle que hiciera favor de callarse y ahorrarse su comentario absurdo, así que con una muy buena risa comencé a interrogar a este chico de nombre Alejandro, quien me comenté que estaba en este parque acuático acompañando a su familia, es decir más de fuerza que de ganas, pero que no se arrepentía de haber aprovechado la oportunidad de conocer este lugar. Alejandro comentó que la experiencia más graciosa que tuvo fue que uno de los salvavidas en forma de dona se haya atorado en su trasero cuando él iba en el río bravo, menciona: ”Al principio me dio miedo porque creí que no iba a salir el salvavidas de mi trasero, pero después comencé a ponerme rojo tras pedir ayuda para que me sacaran el salvavidas. Por otro lado fue una experiencia que nunca se me va olvidar, puesto que a pesar de que me puse en evidencia con bastantes chicas en ese momento lo único que me importó fue sacar el salvavidas de mi trasero”.

Cabe destacar que a Alejandro a pesar de que traía su nube negra, carencia de un buen sentido del humor. Cabe mencionar que era atractivo y aunque no tenía unos gustos particulares era el momento en la tarde de un flechazo, puesto que poco me faltaba para cantar una noche de verano de la película Vaselina. Este lugar está abierto los 365 días del año y tiene un horario de las siete de la mañana a las doce de la noche. Este balneario se encuentra ubicado en Plaza San Gaspar s/n, Barrio San Gaspar, 51900, Ixtapan de la Sal, México, el costo de la entrada a este parque acuático es de 150 pesos en vacaciones y entre semana es de 200 pesos por adulto. Por otro lado, creo que como jóvenes debemos de estar más dispuestos a aventurarnos a nuevas cosas, tener iniciativa de conocer nuevos lugares; puesto que siempre se aprenden cosas nuevas, tuve la oportunidad de haber disfrutado de este balneario. Es una buena alternativa de pasar un rato agradable tanto con tu familia, amigos o novios, o en su caso conocidos, sin correr el riesgo de que el salvavidas se quede atorado en el trasero. Por último, reiteramos, queda la invitación para que todos aquellos a quien les guste la adrenalina conozcan este fantástico lugar, aprovechando las vacaciones próximas del plantel; no caería nada mal estar relajados, conocer nuevos lugares e incluso nuevas personas, así mismo disfrutar de todos aquellos lugares que nos brindan nuevos beneficios, costumbres, tradiciones.

Anuncios

El gusto hacia la medicina

Estándar

Marlen Moreno Nájera

Víctor Hugo Flores

En esta ocasión los invitamos a visitar el Palacio de la Escuela de Medicina (mejor conocido como el Museo de Medicina) para todos aquellos que se interesan por esta disciplina y para los que no también, ya que es un museo que les agradará a todas las personas de cualquier edad. Se encuentra ubicado en la calle Brasil #33, Del. Cuauhtémoc, Centro Histórico. El museo se encuentra abierto de lunes a domingo de nueve de la mañana a seis de la tarde, la entrada es gratuita sólo presentando una identificación oficial y vigente.

El museo cuenta con nueve salas (Medicina prehispánica, inquisición en la Nueva España, herbolaria, cirugías plásticas, caras del siglo XIX, histología, embriología, botica del siglo XIX y Pinacoteca Virreinal) un jardín botánico y un auditorio para las exposiciones temporales.

Al inicio del museo en una de las salas se da una explícita exposición sobre lo que es la medicina prehispánica y los avances que ésta tuvo al paso de los años, es importante conocer la transcendencia que ha tenido ya que conlleva un fuerte impacto de la capacidad creativa de la especie humana por resolver los problemas y enfermedades de la humanidad. Menciona algunas de las enfermedades más comunes de esa época como lo era la fiebre amarilla, sarampión, varicela, etcétera; áun no llegaban las medicinas como tal y los olmecas, mayas, toltecas y aztecas creían que se curaban por la fe que poseían hacia la religión. Algo de lo que explican al inicio.

En las salas siguientes se observa cómo la medicina ha evolucionado, aquí los españoles y parte de la población que sobrevivían de las enfermedades utilizaban plantas y hierbas para las curaciones.

En la sala de embriología, nos ilustra sobre el misterio de la vida. En esta área descansan embriones y fetos, cada uno tiene una etapa diferente de crecimiento. En conjunto permite ver cómo se desarrolla un ser humano en el útero materno.

En la sala de la Medicina Prehispánica se muestra que la enfermedad es un castigo divino a causa de los pecados cometidos. El pecado, la impureza moral del individuo, la cólera divina y el castigo patológico quedan bien definidos en las culturas prehispánicas e incluso pueden retraerse en los grupos donde aún hoy persiste una organización agrícola simple. También se explica el origen de la enfermedad por las influencias dañinas de enemigos humanos.

En la sala Caras del siglo XIX, vemos que en esa época la enseñanza impartida en las escuelas de medicina era básicamente teórica. Dado que era muy difícil estudiar directamente en los pacientes las diferentes lesiones, se empleaban diferentes diseños con cera, para enseñarles a los alumnos varias cosas, para que ellos aprendieran más, o para que de una o de otra forma sus alumnos atendieran algo.

Otra de las partes del museo de Medicina, es el Jardín Botánico, en este espacio se exhiben más de 50 especies de plantas de diversas propiedades y funciones, desde especias hasta hierbas curativas.

Finalmente, les hacemos una gran invitación, para que conozcan personalmente el Museo de Medicina, ya que como se los mencionamos, este museo es muy interesante y tiene mucho de lo cual podemos aprender. Pues es un lugar que podemos visitar cualquier fin de semana que no tengamos mucho que hacer, ya que no necesitaremos de mucho dinero para ir a ver y aprender algo nuevo.

Un respiro de aire fresco

Estándar

Josué Macedonio Martínez
Es difícil no fastidiarse del ruido, el tráfico o la contaminación de la ciudad, a veces quisiéramos “un respiro”. Quizás ya visitaste diferentes lugares de distracción en el DF, por ello esta vez te damos a conocer un lugar del Estado de México que puede darte ese respiro que necesitas. Con sus 122 hectáreas el parque El Ocotal te ofrece una oportunidad de divertirte y convivir con tu familia al aire libre.

Este parque se ubica en el municipio de Timilpan, a 14 km al noroeste de Atlacomulco por la desviación de San Bartolo Morelos-Villa del Carbón y a 50 km de Toluca, el clima es templado. Ofrece diferentes servicios; cuenta con un zoológico, un pequeño lago, cabañas equipadas para realizar comidas al aire libre, un lago, un restaurante-bar e incluso con un hotel. Gran parte de sus instalaciones se encuentran en buen estado, la vigilancia se hace patente mediante dos unidades de policía federal. El tamaño del parque permite que cada familia cuente con un lugar amplio donde puedan convivir sin sentirse incómodos por la cercanía con otras personas.

El parque está dividido en secciones, cada sección tiene algo especial. En la entrada se encuentran la sección de las cabañas, esta permite que los visitantes puedan preparar e ingerir sus alimentos; proporciona espacio para poder realizar alguna actividad física. Posterior a esta sección se encuentra el zoológico donde se pueden apreciar diferentes tipos de animales, por ejemplo: leones, tigres, venados, águilas, lobos y algunos más. Después del zoológico está el hotel; este hotel tiene capacidad para 142 personas, las habitaciones son amuebladas, tiene salones y jardines para eventos, área de juegos y un restaurante. Por último, está el lago en el cual se rentan lanchas y caballos, también se encuentra una zona de campistas.

En ocasiones, se puede pensar que asistir a un lugar como éste puede ser costoso, pero en el caso del parque El Ocotal no lo es. La entrada para adulto es de $20 y para niño de $15, por auto se paga $20, más lo que se consuma en el interior. El acceso al zoológico y el uso de algunas cabañas no tienen costo adicional. La estancia en el hotel puede tener costo de $250 a $775 por noche dependiendo la cantidad de personas, o bien se puede pagar $75 para tener derecho a acampar una noche.

Ya sea en tus vacaciones, algún día festivo o una fecha improvisada, te invitamos a que asistas a el parque El Ocotal quizás te guste lo que encuentres y conozcas nuevas cosas. Date la oportunidad de “un respiro de aire fresco”.

Una visita llena de cera con forma humana

Estándar

Por Lina Barragán y Lesly Salvador

Muchos de nosotros hemos soñado con conocer en persona a nuestro actor o actriz favorito, o a ese músico a quien adoramos más que a nada en el mundo, pero muchas veces nos encontramos con pequeñas dificultades en el camino para poder lograrlo, como puede ser que ya haya muerto o que simplemente jamás podríamos acercarnos a él porque es de otro país. Sin embargo, encontramos un lugar que nos permite codearnos con nuestros personajes favoritos y hasta tocarlos.

Ésta vez tuvimos el placer de visitar el Museo de Cera de la Ciudad de México, ubicado en la calle de Londres, número 6, col. Juárez, en la Delegación Cuauhtémoc, el cual abrió sus puertas al público en agosto de 1979 y cuenta con 230 figuras de ceras reproducidas a tamaño natural, en 14 salas, y se encuentra de todo, desde expresidentes hasta actores, modelos y dibujos animados.

El costo de la entrada es de 80 pesos, pero si presentas tu credencial de estudiante te cobran 65 pesos, y de verdad que vale cada peso que pagas en la entrada. La primera figura que vimos fue la del presidente Enrique Peña Nieto, quien te daba la bienvenida portando la cinta presidencial, en la primera sala observamos las figuras más populares actualmente, como Lady Gaga, Justin Bieber, Rihanna, Michael Jackson, entre otros.

En una de las salas estaban todos los expresidentes de México y no dejamos de notar que Felipe Calderón es mucho más pequeño de lo que aparenta en televisión, uno de los aclamados de la tarde por alguna extraña razón era Salinas de Gortari, quien posaba con una risa ciertamente sospechosa. Vimos de todo: a miss Universos, a jugadores de futbol, a nadadores, golfistas, pintores, como Dalí, pero lo que más nos impresionó fue la sala del terror; verdaderamente es terrorífica, no dejábamos de gritar en ningún momento, hasta mandamos al personal que se encontraba cerca, primero para que no nos espantáramos tanto pero todo fue en vano, no nos salvamos de unos cuantos sustos y gritos.

También dentro del museo existe un laberinto de espejos y tienes que poner en práctica todos tus conocimientos de orientación, porque sí está difícil salir de ahí sin por lo menos algún golpe. Pasamos también por la sala de niños en donde los cuentos clásicos como Pinocho y Blanca Nieves tomaban forma real; hasta el Chavo del 8 nos deleitó con una canción.

Un dato curioso es que todas las figuras se basan en medidas reales, ya sea que se investiguen sus proporciones o se toman directamente al modelo real quien supervisa periódicamente el avance y dona cierto tipo de prendas para que la figura sea lo más realista posible.

Esperamos que todos puedan visitar este museo, realmente vale la pena visitarlo. Es divertido y la atención es excelente, todos son muy amables y te dan informes de todo lo que tengas dudas. El museo está abierto de lunes a domingo de 11:00 a 19:00 hrs. Además, el Museo de Ripley está a un lado y también lo puedes visitar si compras el pase para los dos. Es más barato: 110 pesos con credencial de estudiante.

Se apagó la luz de quienes tanto brillaban

Estándar

Antonio Bermúdez
Eduardo Clemente Reséndiz Rodríguez
Noemí Ariadna Sandoval Abarca

En México, la muerte es algo se ve con doble significado, la pérdida de un ser querido siempre va a ser trágica, pero también se ve como una tradición, ya que de cierta forma siempre veneramos a la muerte y a los muertos. Por lo que hasta tenemos dos fechas dedicadas a ellos, el 1 y el 2 de noviembre, donde todos los panteones tienen distintas actividades y cierran tarde para que las personas pasen un día con sus muertos. La Ciudad de México cuenta con 117 panteones, de los que 103 son civiles, algunos de ellos se encuentran entre los más grandes de Latinoamérica y sólo 14 son concesionados. Es por eso que nos dimos a la tarea de ir al panteón civil Dolores, ya que tiene una buena historia y atractivo turístico como lo es “La rotonda de las personas ilustres”.

El Panteón Civil Dolores fue inaugurado el 4 de diciembre de 1874 por Juan Manuel Benfield, su esposa fue Concepción Gayosso y Mugarrieta. Este panteón en sus inicios fue un panteón privado. Después, en el año de 1872, el gobierno federal adquirió un lote de tumbas para crear la Rotonda de los hombres ilustres por orden del presidente Sebastián Lerdo de Tejada. Cabe mencionar que no fue hasta 2003 que se le cambió el nombre a Rotonda de las personas ilustres, por órdenes del expresidente Vicente Fox. Actualmente es el panteón más grande de Latinoamérica con 200 hectáreas.

Este panteón es uno de los panteones civiles más antiguos de la ciudad, fue de los primeros a los que se les dio la concesión después de la aplicación de las Leyes de Reforma, ya que la iglesia era la única que tenía información sobre los decesos. Otro atractivo que podemos encontrar en el panteón son los estilos del arte funerario, pues puedes encontrar desde mausoleos hasta las clásicas tumbas de tierra, incluso hay tumbas con estilos artísticos.

La Rotonda de las personas ilustres es considerado el panteón de la patria, fue inaugurado en 1875 por el presidente Sebastián Lerdo de Tejada. Este es un espacio donde se enterrarán a las personas que han hecho algo por la patria, a las personas más ilustres de México. Cabe mencionar que no todas las personas ilustres están enterradas ahí, ya que hay personas que deberían estar ahí pero están enterradas en otras secciones del panteón. Al principio no se enterraba a personas ilustre en sí, sino que se enterraban a personas que habían luchado por el presidente Sebastián Lerdo de Tejada en tiempos de la rebelión de Tuxtepec, por lo que esto generó mucha polémica y descontento en la población de ese tiempo. Para las y los amantes de Diego Rivera, sus restos están en la rotonda, hay recorridos guiados y el 1 y 2 de noviembre se pone bien el festival dentro del panteón: se hacen representaciones, además de que podemos ver cómo se festejan estas tradiciones desde diversos puntos de vista, esta abierto de 9 a 6 y las visitas guiadas son de 9 a dos, también podemos hacer un recorrido virtual de la rotonda entrando a la página:

http://rotonda.segob.gob.mx/work/models/Rotonda/Resource/contenidos/2_historia.html

Terror en el panteón

Estándar

Noemí Ariadna Sandoval Abarca
Antonio Carmona Bermúdez
Eduardo Clemente Reséndiz Rodríguez

Se dice que todas las noches, en punto de las doce, se abren las puertas del más allá. ¿Será cierto que los muertos hacen sus pachangas en la oscuridad? Desde hace mucho tiempo, visitar un panteón de noche ha sido una actividad interesante y llena de adrenalina. Sobre todo en el mes de noviembre, “mes de los muertos”, muchos chavos se dedican a visitar estos lugares para ver si es neta que espantan.

Un panteón tiene la fama de ser uno de los lugares más terroríficos por la noche, ya que es donde se sepultan los cuerpos de personas que han abandonado esta dimensión. Existen varias leyendas urbanas, que cuentan la historia de apariciones extrañas que hacen enchinar la piel. La famosísima Llorona, el hombre de las cadenas, la señora cara de caballo, el chupacabras, casas embrujadas, el hombre lobo, la novia, entre otras.

Fuera de la realización de sepulcros, un panteón también es visitado muy seguido por las señoras brujas. Estas personas se dedican a hacer rituales y conjuros en este lugar, se dice que la tierra de panteón es perfecta para este tipo de actividades porque contienen las energías propias de los sufrimientos de los difuntos y de los vivos que los lloran, así como de las almas en pena que rondan entre las lápidas del camposanto, por eso se ha empleado en terribles rituales de magia negra que pueden causar una simple enfermedad, o hacer que la víctima caiga en el abismo insondable de la muerte.

Esta semana nos dirigimos al Panteón Jardín, ubicado en dicha colonia. Antes de entrar, la señora Hilaria Hernández, vecina de todos los difuntos, nos contó una pequeña anécdota: “Llevo 14 años viviendo a metros de las tumbas, cuando estaba embarazada de mi primer hijo, hace 13 años, me gustaba asomarme a ver el monte por las noches, y siempre veía cómo una señora escalaba por la parte más fea del monte, tomaba cosas del suelo, las guardaba en su morral y después las comía al llegar arriba. Después de 5 meses de rutina, un buen día me miró fijamente y me dijo que si la seguía espiando, se iba a llevar a mi bebé. Vuelta loca, me puse a preguntar a los vecinos si sabían de ella, me dijeron que tuviera mucho cuidado, porque hace 20 años esa señora había enterrado vivos a sus hijos porque se había comido parte de ellos y le gustaba hacer eso con los bebés nuevos en el vecindario. Durante años, no me daba miedo, pienso que si hoy la viera, sólo me pondría a llorar. Dicen que la señora pasea por todo el panteón y se come la carne de los recién enterrados, y ya ha matado del susto a tres muchachos”.

La entrada al cementerio fue a las 10 de la mañana. La fresca mañana del día sábado nos indicaba tranquilidad en el lugar, y que todos los empleados del lugar llevaban pocas horas de haber iniciado sus labores. Platicamos con dos sepultureros, un barrendero y una señora que vende dulces. Les pedimos que nos hablaran acerca de su trabajo y si habían visto o escuchado hablar de acontecimientos extraños en el lugar, y las historias fueron las siguientes.

Don Jesús (sepulturero): “Me gusta mi trabajo, lo tengo desde hace 20 años. Estoy aquí de 7 de la mañana, a 8 o 9 de la noche y no… nunca he visto nada raro. El panteón es un lugar muy tranquilo, a mí me encanta estar aquí, luego uno puede echarse una chelita, trabajar y no pasa nada. Puro cuento eso de que dicen que espantan, yo me la paso enterrando gente, arreglando lápidas, acarreando agua y no pasa nada. No se crean, este lugar es bien tranquilo, y está re’ bien, estar y trabajar aquí, uno se la pasa muy a gusto”.

Don Guadalupe (sepulturero): “Está bien tranquilo esto de trabajar en el panteón. ¿Qué les digo?, a mí me gusta mucho, llevo trabajando aquí más de 15 años. ¿Saben quiénes sí espantan? Los vivos, esos vienen y se roban las cruces, y cosas que encuentren de valor, a esos sí ténganles miedo, pero puro cuento. Este lugar es muy tranquilo”.

Doña Mary (vendedora de dulces): “Yo trabajo aquí de 8 a 8. Lo más tarde que me he quedado es hasta las 9, y nunca he visto nada raro, todo está tranquilo, no da miedo, tengo varios años ya aquí y nada pasa, no hay que tener miedo, sólo tenerle respeto a los muertitos”.

Don Pedro (barrendero): “Este panteón, es muy tranquilo. Pero un compañero que tuve yo aquí trabajando, me contó que cuando le tocaba vigilancia nocturna de capilla, hasta acá arriba, siempre veía a un señor pasar en la madrugada. Una noche, le preguntó si no le daba miedo pasar tan noche por ahí, y dice que le respondió que sólo cuando estaba vivo, ¿cómo ven?”.

¿Ya tienes un lugar que visitar este 1 y 2 de noviembre? Si no te convencieron estas historias, te gusta la adrenalina y no le temes a acontecimientos sobrenaturales o de otra dimensión, te invitamos a que visites el Panteón Jardín, un lugar “muy tranquilo”. ¿Deseas verificarlo?

Lago en la tierra

Estándar

Por Adi López y Mannie Hernández

¿Porque conformarse con la idea de que para divertirse es necesario pasar el tiempo en una fiesta, algún restaurante o centro comercial? Los invitamos a conocer el lago de Chapultepec.

Ubicado en la primera sección del bosque, este lago ofrece muchas cosas. Es un lugar muy socorrido por las familias para completar su día se visita por Chapultepec, además es el lugar preferido de los estudiantes para irse de pinta. La principal y más llamativa actividad es el alquiler de lanchas.

Sólo basta con formarse en la fila, pedir la renta del equipo y embarcarse a la aventura. El precio de la renta son los siguientes: hay botes con remos y van desde los 60 pesos hasta los 100 pesos por hora, de a 2 o 5 personas respectivamente. Se encuentran las lanchas de pedales que son para 2 personas y están en 50 pesos la hora. Ahora bien, si quieren pedales para 4 personas, el precio está en 80 pesos la hora. Están también los kayaks para una persona en 40 pesos y para dos están en 60 pesos cada hora.

Para poder rentar un bote es necesario presentar una credencial oficial, de lo contrario se puede dejar un depósito de 100 pesos que son devueltos al final de tu renta. Existen unos barcos en forma de cisne, estos son especiales para parejas enamoradas. Los horarios son de martes a domingo de 9 de la mañana a las 4 de la tarde.

La calidad de los botes es bastante bueno y muy económico si vas en grupo. Además te dan un chaleco salvavidas por si llegase a ocurrir un accidente.

Pasar un rato de desestrés en compañía de tus amigos, familia o tu pareja es una buena opción para este fin de semana. Además el lago ofrece a su alrededor una librería, una cocina económica y un restaurant muy elegante con música en vivo.

Además puedes admirar el paisaje de un lago natural en medio de una ciudad, se aprecian en la isla del centro varias especies de aves. Además de una fuente sobre unas rocas. Desde el lago se puede apreciar la Torre Mayor y las “torres gemelas” de la Ciudad de México. Algo que no muchos conocían.

Dense un respiro de los problemas en la escuela, exámenes o tareas y aprovechen los días de paro o huelgas para divertirte un poco en esta maravillosa ciudad. Escápate un día de la escuela y disfruta tu maravillosa ciudad.