Mami, ¿y mis derechos quién los defiende?

Estándar

3c10213e1d8a9e890d048bb4e3f08d51

Este trabajo se desarrolló con base en una metodología de investigación documental, la cual consistió en recabar información de distintas fuentes, así como de entrevistas para organizarla y clasificarla. Así también se elaboraron fichas de trabajo para sintetizar la información recabada y posteriormente se realizó la redacción del trabajo.

Kublin Borbosa en su libro El aborto: un enfoque multiplidicionario menciona: “Mujer es sinónimo de sensibilidad, abnegación y responsabilidad y juega un rol muy importante para la formación de la familia y procreación de los hijos. Cotidianamente cuando la mujer queda embarazada, es la que lleva el compromiso de cuidar a ese nuevo ser, pero muchas veces existen factores que fueron comprobados, como los económicos, edad, proyecto de vida, apoyo de la pareja, miedo a los padres, consecuencia de una relación sexual involuntaria, violaciones, falta de uso  de anticonceptivos o falla en su uso que influyen en la decisión de tenerlo”.

A través de la historia, el aborto ha sido frecuentemente materia de controversia por sus aplicaciones éticas, morales y sociales. Ha sido prohibido o limitado en sociedades diversas, aunque los abortos continúan siendo comunes, incluso donde la presión social o la ley se oponen a ellos. Cuando se piensa en la posibilidad del aborto, generalmente las adolescentes se lo toman muy a la ligera, sin medir las graves consecuencias que pueden afectar a otras personas, aparte de la madre y del niño.

Uno de los aspectos especiales por lo que he decidido hacer mi última nota, es el saber por qué las chavas abortan a sus bebés, o por qué deciden no tenerlos. Ya que a veces deciden no tenerlos por los problemas que les traerá esto, o simplemente, como dicen, porque “llegan a estropear sus planes”.

Luna Florencia en su libro Decisiones de vida o muerte menciona: “El aborto legal, se considera aborto inducido legal cuando es realizado bajo las leyes despenalizadoras del país donde se practica. En España se considera aborto legal cuando es realizado con consentimiento de la mujer, en un centro acreditado para ello y bajo uno de los tres supuestos despenalizadores de la ley. Es decir, que cuando hay peligro para la salud o la vida de la embarazada, por caso de violación o malformaciones fetales”. Es el caso de una de mis entrevistadas: Stephanie Hernández González.

“Todo era color de rosa, pero por un descuido total, tanto como de mi pareja como mío, salí con mi domingo siete, como muchas personas le dicen. Creo que mi decisión nunca ha sido, ni será la buena, y ahora me arrepiento de haberlo hecho. Más que nada lo hice porque tengo 22 años, todavía no está en mis planes ser madre. Sé que no es fácil tener un hijo. No lo quise tener, porque en mis planes está ser abogada, ya sólo me faltan dos años para terminar mis estudios. Las cosas que me llevaron a no tener a mi bebé fueron dos: mis estudios y mis padres. El miedo a saber que mis padres, de una forma o de otra, harían lo mismo que yo estaba haciendo en ese momento. El método que usé para abortar, fue el aborto provocado, ya que fui al médico, fue algo rápido y a la vez un poco doloroso. Al principio fue una forma de terminar con el gran problema que tenía encima, pero creo que no fue una manera de terminar con algo, que a lo mejor yo provoqué. Creo que sí es necesario tener terapia con algún psicólogo, y no es porque esté loca, sino porque simplemente, creo yo, me quedaron secuelas, las cuales no podré superar nunca. El mensaje que les daría a las chavas sería que no se embaracen si en realidad no van a quererlo tener. Protéjanse porque por una calentura el bebé es el que sufre”.

Desde hace tiempo se legalizó el aborto, pero sólo se puede practicar teniendo ciertas semanas de gestación. La profesora Mabel Damaris Vázquez Trujillo, de la Academia de Filosofía nos comenta: “El aborto es la extracción de un producto, es legal porque está permitido por las leyes de nuestro Gobierno del Distrito Federal. El aborto en la filosofía, se aborda básicamente desde el área ética, porque se discute sobre la cuestión del aborto sobre una cuestión moral e inmoral. Cuando no está permitido por las leyes pues resulta que es inmoral, porque cuando un acto es moral se responde a la ley. Si hablamos de unos 20 años atrás en el Distrito Federal, sabemos que todavía no era legal, que todo se hacía como se puede decir “a escondidas”, ya que la situación económica no era la mejor para algunos. Estoy en contra del aborto, estoy a favor de la vida, pero creo que es un gran avance hablando en términos legales que se haya legalizado en el Distrito Federal. Chavas, piensen bien las cosas, porque el terminar con la vida de un bebé debe ser muy doloroso; tengo la fortuna de ser mamá y puedo decir que es la mejor experiencia que he tenido en toda mi vida”.

Y como todos sabemos, no sólo existe el aborto provocado, sino que también existe una variedad de abortos o “legrados” como muchos los conocemos. Pero cuál es la función de cada uno; el aborto provocado constituye en acto criminal en la mayoría de los países. Por ello está prohibido por la ley y no es aceptable desde el punto de vista médico ni moral. En el primer aspecto, ordinariamente es el que da lugar a complicaciones y problemas a veces graves.

El aborto provocado sucede cuando se expulsa al feto del útero de una mujer. Cuando se realiza un procedimiento para poner fin a un embarazo. La mayoría de los abortos se practican en las primeras doce semanas de embarazo. Antes del procedimiento se realiza una prueba para confirmar el embarazo. El médico le hará preguntas acerca de su salud y realizará un examen físico. Se harán análisis de sangre. Se podría realizar un examen de ecografía (ultrasonido) para confirmar el tiempo que tiene de embarazo. En la mayoría de los casos, hay un consejero disponible para responder a preguntas.

CAM00029

La profesora Cynthia Montero Recoder de la Academia de Historia es una de las personas que está a favor del aborto. Ella tiene su justificación: “Considero que desde hace tiempo se llegó a practicar con hierbas que se utilizaban en la antigüedad para abortar. Sí he conocido a alguien que abortó, e incluso la acompañé. Recuerdo que fue a una clínica, en ese tiempo no estaba legalizado todavía, le habían dado la dirección en donde le podrían practicar el aborto. La sala estaba llena de recuadros con muchas imágenes de cómo hacían el aborto, a lo mejor era para que al momento de practicárselo, se arrepintiera. Estuvo dos horas adentro, no lo recuerdo, pero salimos del hospital, llegamos a su casa y con el dolor que tenía, empezamos a platicar y creo se nos olvidó por lo que habíamos pasado. Lo decidió porque estaba muy joven, estaba en inicios de la licenciatura, no quería tener esa responsabilidad, no supe qué métodos se utilizaron. Estoy a favor del aborto. Prefiero que se corte o se practique, ya que es mejor a que los niños estén en la calle o sufriendo por algo que no merecían”.

Maria del Carmen López Alva en su libro ¿Y después del aborto qué? nos comenta: “El aborto espontáneo, se considera a la pérdida de la gestación antes de las 26 semanas, cuando el feto no está aún en condiciones de sobrevivir con garantías fuera del útero materno”. Un aborto espontáneo ocurre cuando un embarazo termina de manera abrupta. Es el caso de Cristina Villanueva:

“Todo iba bien, tenía seis meses de embarazo, y de pronto, de la nada, un óvulo de sangre sobre la taza de baño. Me espanté y de inmediato avisé a mi madre y rápido nos fuimos al hospital. Me detuvieron en el hospital el día sábado 22 de julio de 2013, y entre murmullos escuché decir: el bebé de esta joven corre peligro. Mi nerviosismo se aceleró más, pero me decían que estuviera tranquila, que todo estaría bien. El domingo 24 de julio de 2013, me dan de alta, y aunque los doctores decían que ya todo estaba bien, yo presentía que sucedería algo más feo. El lunes 25 de julio del mismo año, como eso de las 2:53 de la mañana me empiezo a sentir mal; al momento de levantarme de la cama, me salió bastante sangre, por lo cual grité. Mi mamá subió a mi cuarto de inmediato. Al ver toda la sangre en el suelo, se espantó, le habló a mi padre, nos fuimos al doctor, entré a urgencias en la Clínica del IMSS. Todo ese día me metieron medicamentos para sostener a mi bebé, pero creo que ya era imposible. El martes 26, mi bebé no pudo más y se me vino. Todo fue como un parto normal, los mismos pasos, el mismo dolor, pero con la diferencia de que mi bebé ya venía muerto. Chavas: si quieren tener a sus bebés, cuídense mucho, y no anden de “chivas locas” como diría mi abuela. Pero, también, el estar embarazadas no quiere decir que estés enferma”.

Es aborto es un acto criminal, que ha hecho de nuestro país un mundo insensible hacia la persona, se practica hoy en día como un acto común. Aunque en este tiempo ya está despenalizado, no por eso se tiene que practicar con más frecuencia. Dejemos a un lado la ley, hay que actuar con nuestros instintos y nuestras responsabilidades como seres humanos. Es una vida. ¡Déjalo nacer!

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s