La hoja de ajedrez

Estándar

El club de ajedrez de la preparatoria “Gral. Lázaro Cárdenas del Río” publicó un material llamado La hoja de ajedrez para impulsar la práctica de este deporte. Si quieres descargarla, da clic en la imagen de abajo.

Sin nombre

Corrupción en Álvaro Obregón

Estándar

ANGE.JPEG


Luis Ángel Olivo Baeza

La corrupción es un gran problema que, a través del tiempo, va dañando a la sociedad. En los últimos años se ha desatado una ola de corrupción que sólo daña a los ciudadanos. Por ello nos interesa saber en qué se gastan nuestros impuestos y cuánto gasto se hace cada que el gobierno invierte en una obra pública. Los trabajadores del servicio público recurren a la corrupción haciendo grandes riquezas, que sólo son para su propio beneficio. Yo, como estudiante, y toda la sociedad necesitamos buscar una respuesta para saber los problemas fundamentales que nos aquejan y dañan, puesto que la corrupción se ha convertido en un cáncer que nos corroe y claro que nos daña.

Significado de corrupción como nos dice la página web es.wikipedia.org/wiki/: “La corrupción política, en términos generales, es el mal uso del poder público para conseguir una ventaja ilegítima, generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Por esta razón se puede hablar del nivel de corrupción o de transparencia de un Estado. Todos los tipos de gobierno son susceptibles de corrupción política. Las formas de corrupción varían, pero las más comunes son el uso ilegítimo de información privilegiada, el tráfico de influencias y también los sobornos, las extorsiones, los fraudes, la malversación, la prevaricación, el caciquismo, el compadrazgo, la cooptación, el nepotismo, la impunidad, y el despotismo. La corrupción facilita a menudo otro tipo de hechos criminales como el tráfico de drogas, el lavado de dinero, y la prostitución ilegal; aunque no se restringe a estos crímenes organizados, y no siempre apoya o protege otros crímenes.” La corrupción es un problema mundial que no sólo se ve en México y que consiste en el abuso del poder por políticos, para que así ellos puedan sacar provecho económico o de alguna otra índole.

El día 19 de noviembre en la sala de mi casa le pedí a mi papá, nuestro entrevistado, Gustavo Oliva Contreras, trabajador de mantenimiento, que nos comentara un poco sobre la corrupción que ha pasado dentro de la zona de Álvaro Obregón: “En la colonia Minas de Cristo, sobre esa misma avenida, continuamente se despliega un operativo de la Secretaria de Seguridad Pública, haciendo una revisión de rutina. Lo raro de este operativo es que siempre los señores que se dedican hacer la revisión no son policías acreditados para hacer este tipo de trabajo, me refiero a los policías de tránsito.”

“Yo he trabajado de mantenimiento en un edificio que se ubica en la Av. Insurgentes, y casi siempre tengo que transportarme por avenidas muy grandes en donde regularmente circulan policías. Para esto yo manejo un Volkswagen (bocho), los vidrios del costado del carro y el trasero tienen un protector negro que pareciera como si estuviera polarizado. Una vez me trasladaba como siempre a mi trabajo como todos los días. En la colonia Minas de Cristo sobre la avenida iba yo circulando, de repente aparece una patrulla que se dedica a proteger a la sociedad. Y aclaro que no era una patrulla de tránsito, me hizo la parada. Entonces me pidió que le mostrara la documentación del carro y mis papeles, al ver el oficial que todo estaba correcto, me hizo el comentario de que mis vidrios estaban polarizados, que está prohibido circular así”.

DOS.JPEG

Entonces yo le aclaré al señor judicial que estaba en un error, que sólo eran protectores, incluso se los quité para que se diera cuenta de su error. Pero él siguió insistiendo y me comentó que me iba hacer una multa y que a lo mejor me llevaba al corralón, pero yo insistía que estaba en un error y que no podía hacer eso. Para finalizar el judicial me dijo, “pues póngale para un chesco y no hay problema, se puede ir a su destino”. Como yo tenía prisa para irme al trabajo me vi en la penosa necesidad de darles la cantidad de 100 pesos, aunque estoy consciente de que eso no se debe de hacer, pero no podía arriesgarme a que el señor judicial me llevara al corralón. Pienso que en la corrupción participamos todos como ciudadanos. Necesitamos estar conscientes de lo que hacemos como buenos ciudadanos, pero lo permitimos y nos prestamos a este tipo de actos. La corrupción se instaló para quedarse, sobre todo a nivel político y social, es como un virus que con el tiempo sólo busca la destrucción. Lo más triste es que quien lo fomenta, como el gobierno, no tiene límites. Al final los que pagan por los platos rotos somos todos nosotros, los de la clase baja y media por decirlo así, sólo espero que algún día llegue alguien que en verdad se preocupe por la gente pobre, que en verdad necesita ayuda, en lugar de que siempre le estén quitando lo poco que tiene, que apuesto que le cuesta mucho trabajo conseguirlo”.

Aunque siendo sincero, creo que la verdad el gobierno de Leonel Luna ha ayudado mucho, porque he visto muchos cambios en mi comunidad, por ejemplo, antes no había alumbrado de luz en las calles y ahora ya se notan alumbradas, al igual que los espacios públicos. También ha ayudado mucho a lugares que ya estaban abandonados, y con la seguridad sólo ayudan las cámaras de seguridad que pusieron en las calles, porque pienso que todavía faltan más patrullas en las calles. Pero pues sí creo que nos ha ayudado mucho y espero que siga haciendo bien su trabajo”.

También me vi en la necesidad de acudir a la delegación Álvaro Obregón que se encuentra en la colonia Tolteca. Visitamos a la entrevistada Inés García Bautista. Es una señora que se dedica a ser ama de casa pero también trabaja en la delegación Álvaro Obregón y nos comparte parte de su vida diaria. Le pedimos que comentara si alguna vez en el tiempo que ha estado trabajando ha visto algún tipo de corrupción y esperamos que fuera sincera y nos pudiera decir bien a detalle lo que ha pasado porque somos varias personas, que, como sociedad, nos interesa saber qué pasa detrás de las puertas de esas oficinas.

“Empecé a trabajar ahí el día 7 de junio del año 2000, gracias a una cuñada que trabajaba haciendo la limpieza, hasta ahorita llevo alrededor de cuatro años trabajando en la delegación y la verdad me gusta mucho mi trabajo, porque ayudo a mucha gente y eso me hace hacer mi trabajo bien cada día que pasa y también porque me gusta conocer gente nueva. Tengo una niña que tiene once años de edad y aunque soy madre soltera no me impide salir adelante, mi trabajo es lo más hermoso que tengo pues disfruto cada día que paso”.

La verdad a mí no me gusta hablar de la gente, pero esta vez hablaré con sinceridad. Una vez hace aproximadamente como medio año atrás, fue a la delegación una señora que se veía que tenía como unos 35 años de edad, no recuerdo bien cuál fue el motivo de su visita pero sí me acuerdo que quería hacer algún tipo de trámite, a mí me saludó normal y me hizo un par de preguntas mientras pasaba su turno. Al final, después de pasada como media hora, yo la vi un poco entre enojada y triste. En ese momento me acerqué yo para ver en qué la podría ayudar o algo así, le pregunté qué pasaba y ella me respondió que sí había podido hacer el trámite exitosamente, pero que la verdad el señor que la atendió le puso muchos peros, para acabar rápido le pidió dinero y le dijo que él se encargaba de que su trámite saliera rápido. Ella me comentó que se sentía mal por el acto que hizo y más porque dio dinero que le hacía falta, pero que no tuvo otra opción”.

TRES.JPEG

Creo que no todos los trabajadores del gobierno son así de corruptos. También hay gente buena que goza hacer su trabajo, como Leonel Luna, que ha hecho muchas cosas para la delegación, aunque hay personas que se expresan mal de él y del gobierno. Pienso que él es un tipo que sabe cumplir con lo que dice, pues a mí me consta, porque yo misma he visto cómo ayuda a la gente cuando lo van a visitar. Él escucha con atención los problemas o proyectos que los mismos ciudadanos tienen. También me doy cuenta porque cuando voy por las calles veo todo lo que ha cambiado y porque nos ha puesto gimnasios nuevos en los parques”.

Por otra parte nos dimos a la tarea de platicar con el profesor de Filosofía, Adán Baena, puesto que es un hombre con los conocimientos necesarios que se necesitan para poder abordar bien este tema. El profesor de Filosofía, en un pasado tuvo la inquietud de hacer alguna carrera política, por alguna u otra razón no pudo satisfacer la necesidad tan grande que tenía por alcanzar ese sueño y pienso que como profesor de Filosofía tiene que saber mucho sobre cuestiones de sociedad y de corrupción.

Pienso que en donde se da más la corrupción es en los servicios de transporte, cuando uno como ciudadano quiere ir a las oficinas a hacer algún tipo de trámite por lo regular siempre tienen a recurrir luego, luego, a algún acto de corrupción”.

Pienso que es un mal que se tiene que erradicar, que lamentablemente es algo que ha venido proliferando de manera vertiginosa. Esto se ha dado a partir de los últimos 50 años. La gente cada día tiende a ser más corrupta, está acostumbrada a resolver todos sus problemas con mordidas, con dinero. Ciertas cosas que deberían de resolver de otra manera, haciéndose conscientes y más responsables con sus propios actos”.

Lo primero que se tiene que hacer es entender que el problema de la corrupción es algo cultural, no es un tema de dinero ni de condición política. Más bien creo que es un tema en donde la gente debe de tomar conciencia de que en vez de que resolvamos los problemas con corrupción sería mejor hacer las cosas por la derecha. Eso quiere decir que hay que hacer lo que se tenga que hacer, hay que formarse si uno se tiene que formar, hay que esperarse si uno se tiene que esperar, pero eso es un problema que se tiene que fomentar desde la familia, desde la casa para que los hijos vean los buenos ejemplos en los padres, para que este problema que tenemos no siga aumentando”.

A mí me llamó mucho la atención la política, porque desde muy pequeño he estado muy cerca del oficio político, puesto que mi papá milita en un partido político. Cuando tuve la oportunidad de militar en un partido político también milité, ahorita soy militante de un partido político, desde hace más de 20 años, fui de las primeras juventudes de ese partido político, me tocó estar en campañas, casillas, etc. La verdad eso para mí es algo muy apasionante, creo que la política como bien lo dicen los filósofos Platón, Aristóteles, es el motor de cambio de una sociedad. Pienso que si quieres hacer un cambio en una sociedad, el único instrumento, el único mecanismo que tienes es la política el servicio político porque ahí es cuando puedes ejercer tus derechos, tus obligaciones y así de alguna manera puedes hacer grandes transformaciones. Lamentablemente, la corrupción ha sido uno de los derroteros, una de las cosas que han evitado que se ejerza una buena política y, la verdad, la política para mí ha sido un modo de vida, he trabajando de ella y he vivido de ella, puesto que he trabajado como funcionario político y eso me ha permitido darme cuenta que sigue siendo el único mecanismo e instrumento, y que con ella podemos ayudar a mucha gente y por eso me apasiona”.

En conclusión, ningún poder político tiene el derecho de corromper las leyes haciendo uso del poder para bien de ellos. Sólo espero que como estudiante se hagan valer los derechos de todos y que se haga justicia ante la ola de atrocidades que el país está pasando. No pueden seguir pasando este tipo de eventos, de lo contrario éste se volvería un peligro para todos, ya que todo ciudadano va a querer tomar sus propias decisiones y estaríamos en peligro, ya que puede pasar que se convierta en un estado anarquista, que sólo tendrán calles llenas de sangre y delincuencia.

Gobierno, ya párenle a todo esto. ¿Que no ven que sólo nos hacen creer que a nosotros como jóvenes, estudiantes y como sociedad se nos están acabando las oportunidades del poder participar en la democracia de este país?

Mami, ¿y mis derechos quién los defiende?

Estándar

3c10213e1d8a9e890d048bb4e3f08d51

Este trabajo se desarrolló con base en una metodología de investigación documental, la cual consistió en recabar información de distintas fuentes, así como de entrevistas para organizarla y clasificarla. Así también se elaboraron fichas de trabajo para sintetizar la información recabada y posteriormente se realizó la redacción del trabajo.

Kublin Borbosa en su libro El aborto: un enfoque multiplidicionario menciona: “Mujer es sinónimo de sensibilidad, abnegación y responsabilidad y juega un rol muy importante para la formación de la familia y procreación de los hijos. Cotidianamente cuando la mujer queda embarazada, es la que lleva el compromiso de cuidar a ese nuevo ser, pero muchas veces existen factores que fueron comprobados, como los económicos, edad, proyecto de vida, apoyo de la pareja, miedo a los padres, consecuencia de una relación sexual involuntaria, violaciones, falta de uso  de anticonceptivos o falla en su uso que influyen en la decisión de tenerlo”.

A través de la historia, el aborto ha sido frecuentemente materia de controversia por sus aplicaciones éticas, morales y sociales. Ha sido prohibido o limitado en sociedades diversas, aunque los abortos continúan siendo comunes, incluso donde la presión social o la ley se oponen a ellos. Cuando se piensa en la posibilidad del aborto, generalmente las adolescentes se lo toman muy a la ligera, sin medir las graves consecuencias que pueden afectar a otras personas, aparte de la madre y del niño.

Uno de los aspectos especiales por lo que he decidido hacer mi última nota, es el saber por qué las chavas abortan a sus bebés, o por qué deciden no tenerlos. Ya que a veces deciden no tenerlos por los problemas que les traerá esto, o simplemente, como dicen, porque “llegan a estropear sus planes”.

Luna Florencia en su libro Decisiones de vida o muerte menciona: “El aborto legal, se considera aborto inducido legal cuando es realizado bajo las leyes despenalizadoras del país donde se practica. En España se considera aborto legal cuando es realizado con consentimiento de la mujer, en un centro acreditado para ello y bajo uno de los tres supuestos despenalizadores de la ley. Es decir, que cuando hay peligro para la salud o la vida de la embarazada, por caso de violación o malformaciones fetales”. Es el caso de una de mis entrevistadas: Stephanie Hernández González.

“Todo era color de rosa, pero por un descuido total, tanto como de mi pareja como mío, salí con mi domingo siete, como muchas personas le dicen. Creo que mi decisión nunca ha sido, ni será la buena, y ahora me arrepiento de haberlo hecho. Más que nada lo hice porque tengo 22 años, todavía no está en mis planes ser madre. Sé que no es fácil tener un hijo. No lo quise tener, porque en mis planes está ser abogada, ya sólo me faltan dos años para terminar mis estudios. Las cosas que me llevaron a no tener a mi bebé fueron dos: mis estudios y mis padres. El miedo a saber que mis padres, de una forma o de otra, harían lo mismo que yo estaba haciendo en ese momento. El método que usé para abortar, fue el aborto provocado, ya que fui al médico, fue algo rápido y a la vez un poco doloroso. Al principio fue una forma de terminar con el gran problema que tenía encima, pero creo que no fue una manera de terminar con algo, que a lo mejor yo provoqué. Creo que sí es necesario tener terapia con algún psicólogo, y no es porque esté loca, sino porque simplemente, creo yo, me quedaron secuelas, las cuales no podré superar nunca. El mensaje que les daría a las chavas sería que no se embaracen si en realidad no van a quererlo tener. Protéjanse porque por una calentura el bebé es el que sufre”.

Desde hace tiempo se legalizó el aborto, pero sólo se puede practicar teniendo ciertas semanas de gestación. La profesora Mabel Damaris Vázquez Trujillo, de la Academia de Filosofía nos comenta: “El aborto es la extracción de un producto, es legal porque está permitido por las leyes de nuestro Gobierno del Distrito Federal. El aborto en la filosofía, se aborda básicamente desde el área ética, porque se discute sobre la cuestión del aborto sobre una cuestión moral e inmoral. Cuando no está permitido por las leyes pues resulta que es inmoral, porque cuando un acto es moral se responde a la ley. Si hablamos de unos 20 años atrás en el Distrito Federal, sabemos que todavía no era legal, que todo se hacía como se puede decir “a escondidas”, ya que la situación económica no era la mejor para algunos. Estoy en contra del aborto, estoy a favor de la vida, pero creo que es un gran avance hablando en términos legales que se haya legalizado en el Distrito Federal. Chavas, piensen bien las cosas, porque el terminar con la vida de un bebé debe ser muy doloroso; tengo la fortuna de ser mamá y puedo decir que es la mejor experiencia que he tenido en toda mi vida”.

Y como todos sabemos, no sólo existe el aborto provocado, sino que también existe una variedad de abortos o “legrados” como muchos los conocemos. Pero cuál es la función de cada uno; el aborto provocado constituye en acto criminal en la mayoría de los países. Por ello está prohibido por la ley y no es aceptable desde el punto de vista médico ni moral. En el primer aspecto, ordinariamente es el que da lugar a complicaciones y problemas a veces graves.

El aborto provocado sucede cuando se expulsa al feto del útero de una mujer. Cuando se realiza un procedimiento para poner fin a un embarazo. La mayoría de los abortos se practican en las primeras doce semanas de embarazo. Antes del procedimiento se realiza una prueba para confirmar el embarazo. El médico le hará preguntas acerca de su salud y realizará un examen físico. Se harán análisis de sangre. Se podría realizar un examen de ecografía (ultrasonido) para confirmar el tiempo que tiene de embarazo. En la mayoría de los casos, hay un consejero disponible para responder a preguntas.

CAM00029

La profesora Cynthia Montero Recoder de la Academia de Historia es una de las personas que está a favor del aborto. Ella tiene su justificación: “Considero que desde hace tiempo se llegó a practicar con hierbas que se utilizaban en la antigüedad para abortar. Sí he conocido a alguien que abortó, e incluso la acompañé. Recuerdo que fue a una clínica, en ese tiempo no estaba legalizado todavía, le habían dado la dirección en donde le podrían practicar el aborto. La sala estaba llena de recuadros con muchas imágenes de cómo hacían el aborto, a lo mejor era para que al momento de practicárselo, se arrepintiera. Estuvo dos horas adentro, no lo recuerdo, pero salimos del hospital, llegamos a su casa y con el dolor que tenía, empezamos a platicar y creo se nos olvidó por lo que habíamos pasado. Lo decidió porque estaba muy joven, estaba en inicios de la licenciatura, no quería tener esa responsabilidad, no supe qué métodos se utilizaron. Estoy a favor del aborto. Prefiero que se corte o se practique, ya que es mejor a que los niños estén en la calle o sufriendo por algo que no merecían”.

Maria del Carmen López Alva en su libro ¿Y después del aborto qué? nos comenta: “El aborto espontáneo, se considera a la pérdida de la gestación antes de las 26 semanas, cuando el feto no está aún en condiciones de sobrevivir con garantías fuera del útero materno”. Un aborto espontáneo ocurre cuando un embarazo termina de manera abrupta. Es el caso de Cristina Villanueva:

“Todo iba bien, tenía seis meses de embarazo, y de pronto, de la nada, un óvulo de sangre sobre la taza de baño. Me espanté y de inmediato avisé a mi madre y rápido nos fuimos al hospital. Me detuvieron en el hospital el día sábado 22 de julio de 2013, y entre murmullos escuché decir: el bebé de esta joven corre peligro. Mi nerviosismo se aceleró más, pero me decían que estuviera tranquila, que todo estaría bien. El domingo 24 de julio de 2013, me dan de alta, y aunque los doctores decían que ya todo estaba bien, yo presentía que sucedería algo más feo. El lunes 25 de julio del mismo año, como eso de las 2:53 de la mañana me empiezo a sentir mal; al momento de levantarme de la cama, me salió bastante sangre, por lo cual grité. Mi mamá subió a mi cuarto de inmediato. Al ver toda la sangre en el suelo, se espantó, le habló a mi padre, nos fuimos al doctor, entré a urgencias en la Clínica del IMSS. Todo ese día me metieron medicamentos para sostener a mi bebé, pero creo que ya era imposible. El martes 26, mi bebé no pudo más y se me vino. Todo fue como un parto normal, los mismos pasos, el mismo dolor, pero con la diferencia de que mi bebé ya venía muerto. Chavas: si quieren tener a sus bebés, cuídense mucho, y no anden de “chivas locas” como diría mi abuela. Pero, también, el estar embarazadas no quiere decir que estés enferma”.

Es aborto es un acto criminal, que ha hecho de nuestro país un mundo insensible hacia la persona, se practica hoy en día como un acto común. Aunque en este tiempo ya está despenalizado, no por eso se tiene que practicar con más frecuencia. Dejemos a un lado la ley, hay que actuar con nuestros instintos y nuestras responsabilidades como seres humanos. Es una vida. ¡Déjalo nacer!